Libérate de las toxinas de los alimentos.
Pierde peso y gana salud en solo 21 días.

 

Llega a España la revolución Food Babe

Editorial Edaf publica El Método Foodbabe, el bestseller de la bloguera y activista estadounidense Vani Hari que ha revolucionado el mundo de la nutrición y de la salud.

Hace cuatro años, con la creación de su blog Food Babe, Vani Hari inició un movimiento por un estilo de vida saludable, investigando y estudiando los ingredientes de los productos que la industria alimentaria nos ofrece y sus efectos sobre la salud. Vani Hari  ha puesto contra las cuerdas a grandes marcas y compañías de la talla de Kraft, Starbucks y Subway, denunciando el empleo de componentes nocivos en sus productos y reivindicando una mayor información  por parte de las multinacionales para saber qué contienen los alimentos que consumimos cada día. El hecho de que Subway eliminase del pan de sus bocadillos un fuerte químico, azodicarbonamida, utilizado también para hacer esterillas de yoga, es solo un ejemplo de los logros que esta activista de la comida sana ha conseguido.

A día de hoy, Food Babe se ha convertido en un fenómeno que cuenta con más de cuatro millones de seguidores en todo el mundo y Vani Hari es considerada una de las treinta personas del mundo más influyentes en Internet. El pasado mes de febrero publicó su primer libro: The Food Babe Way, un éxito de ventas que alcanzó en tiempo récord el cuarto puesto de la lista de los libros más vendidos del diario The New York Times, y que permaneció durante más de tres semanas entre los diez primeros.

Por primera vez, Edaf publica la edición en castellano de este bestseller; una práctica guía en la que Vani Hari nos revela las claves para aprender a comer sano y  liberar a nuestro cuerpo de toxinas, invitándonos a  seguir un sencillo plan de 21 días para cambiar nuestra alimentación y nuestro cuerpo. Consejos para evitar alimentos nocivos, pautas, rutinas y deliciosas recetas, junto con la propia experiencia personal de la autora, nos animan a reflexionar sobre la importancia de comer de un modo saludable y los múltiples beneficios (más allá de cuestiones estéticas y de modas pasajeras) que nos reporta llevar una dieta sana.

El método Food Babe estará disponible en librerías a partir del próximo día 8 de septiembre.

• Descargar dossier 'El método Food Babe'

En El método Food Babe se aprende a:

Desarrollar 21 hábitos sencillos y de aplicación continuada, que permiten evitar los alimentos con componentes químicos que amenazan el bienestar.

Evitar el consumo de los 15 principales ingredientes nocivos para el peso, el atractivo personal y la salud.

Conocer las formas de manipulación comercial y de fabricación empleadas por la industria alimentaria.

Reemplazar aquellos alimentos que engordan, envejecen y merman la energía por otros saludables y sabrosos.

Preparar multitud de recetas carentes de aditivos para elaborar platos deliciosos y de preparación sencilla.

«La autora de esta obra nos conduce a conocer la verdad sobre lo que contiene lo que  comemos. En este extraordinario libro enseña a evitar los alimentos nocivos y sustituirlos por otros realmente saludables. El plan que en él se expone sirve para alcanzar una vida más equilibrada, más saludable y más activa».

          John Robbins. autor de Diet for a New America y The Food Revolution.

ENTREVISTA A VANI HARI

En pocas palabras, ¿qué es FoodBabe?

Es un sitio web al que se puede acudir para investigar qué es lo que tienen las comidas que nos venden. Luchamos por transparencia, por mejores ingredientes, y tratamos de enseñar cómo alimentarse de manera saludable, con comida orgánica y libre de aditivos.

Antes de dedicarse por completo a FoodBabe, usted ya tenía una carrera exitosa. ¿Qué provocó ese cambio?

Tan pronto me di cuenta de que estas grandes compañías estaban reaccionando a mis escritos supe que debía renunciar a mi trabajo. La pasión por compartir lo que iba aprendiendo se fue tomando mi vida y supe que podía tener mucho más impacto en la industria alimenticia si dedicaba toda mi energía a esto.

¿Pero de dónde nació su pasión por comer y vivir de una manera saludable? ¿Fue algo que le enseñaron en su casa?

Para nada. Comencé mi recorrido con la comida como la mayoría de las personas, siguiendo los patrones de la dieta americana. Mis papás son de la India y creían que para integrarnos a la cultura americana debíamos alimentarnos con comidas rápidas. Más adelante, cuando ya era exitosa en mi carrera como consultora, terminaba comiendo en la oficina pedidos a domicilio o en la calle, en restaurantes. Aunque este estilo de vida se acomodaba al de mis compañeros y era perfecto para la gran cantidad de horas que trabajaba, generó un gran impacto en mi cuerpo y terminé enfermándome. Tanto, que en la Navidad de hace diez años, terminé hospitalizada. Estaba enferma, con sobrepeso.

Desde entonces decidí cambiar. Me hice la promesa de que de ahí en adelante yo iba a ser la prioridad número uno de mi vida. FoodBabe.com nació cuando me dediqué de lleno a aprender cómo vivir de manera saludable y a investigar químicos muy cuestionables que se incluyen en las comidas que nos venden. En la medida en que fui aprendiendo e identificando qué ingredientes debía evitar para vivir más sanamente, mis amigos y familiares me insistieron en que iniciara un blog para compartir lo que estaba destapando.

Pero una cosa es vivir saludable y querer compartir experiencias y otra es convertirse en un movimiento con cientos de miles de seguidores. ¿Cómo lo logró?

Una cosa que he aprendido durante este tiempo es que las personas están hambrientas por este tipo de información. FoodBabe.com ha crecido hasta alcanzar más de 4 millones de lectores. Son personas que quieren vivir vidas saludables y libres de tóxicos en sus comidas. Hemos podido crecer de esa manera porque es información que la gente quiere conocer y compartir.

¿Pero cuál ha sido la clave de ese éxito?

FoodBabe es un ejército de activistas que están decididos a hacer sentir sus voces. Lograr que estas compañías hayan modificado los ingredientes que utilizan en las comidas ha sido posible porque hay gente dispuesta a llamarlos, a enviarles correos, a compartir información, a generar presión a través de su voto. Es un movimiento que pretende recuperar el control de lo que comemos.

La primera compañía contra la que emprendió fue Kraft. ¿Por qué?

Porque son líderes y sus productos están en las casas de miles de familias en el mundo. También porque eran un ejemplo de una compañía que estaba modificando sus productos en otros países para producirlos con ingredientes más seguros mientras que a nosotros nos seguían vendiendo unos de menor calidad y más peligrosos. Si podían hacer cambios para Europa, ¿por qué no para nosotros? Esta hipocresía es una práctica inmoral que debe acabarse.

¿Por qué cree que lo hacen?

Para ellos, las ganancias económicas son más importantes que la salud de sus consumidores. Los aditamentos químicos son más baratos que las alternativas con alimentos verdaderos. Cuando llenan sus productos con químicos procesados aumentan su vida útil y, por lo tanto, pueden permanecer por más tiempo en las estanterías sin tener que retirarlos y perder dinero.

En países donde las regulaciones para aditamentos de comidas son más estrictas, las compañías se ven forzadas a cambiar sus fórmulas si quieren incursionar en estos mercados. Ellos no cambian por sí solos y por eso es necesario forzar ese cambio.

¿Qué otras compañías han tenido que modificar sus recetas como consecuencia de sus presiones?

En el caso de Kraft logramos que retiraran colorantes artificiales a base de petróleo que usaban en el Mac and Cheese y de todos los productos que están dirigidos a los niños. Subway, la compañía de comida rápida más grande del mundo, sacó un controvertido componente (usado en el pan y que también se emplea para hacer suelas de zapatos), luego de que nuestra petición recibiera 50.000 firmas de apoyo en solo 24 horas. En el caso de Chick-Fil-A, terminaron invitándome a su sede para discutir cambios y mejoras en sus ingredientes, que luego implementaron. Anheuser-Busch y MillerCoors (productores de cerveza) aceptaron, por primera vez en la historia, hacer públicos los componentes de sus bebidas. Como resultado de la presión en varios de mis blogs, Starbucks también aceptó revelar sus ingredientes y sacó el colorante de caramelo nivel IV de sus bebidas.

Hay otros que han respondido también como Chipotle, Panera, Pop Chips, Campbell’s Soup, Whole Foods, Lean Cuisine, McDonalds, General Mills, Taco Bell, Coca-Cola o Yoforia.

¿A quiénes más tiene en la mira?

En la que medida en que crecemos, también crece nuestra posibilidad de forzar cambios de una manera rápida. Hay muchos otros en los que nos concentraremos en el futuro, porque los estadounidenses nos hemos acostumbrado a consumir la mayoría de nuestros alimentos en restaurantes. El resultado es que estamos consumiendo muchos más químicos que los que consumiríamos si todo saliera de nuestras cocinas, comidas procesadas que no añaden ningún valor nutricional y están diseñadas para destruir la salud, pues te hacen comer más de lo que necesitas. Mi trabajo como activista es tratar de enseñarles a las personas cómo comer mejor y ayudar a que mejore la comida que ingerimos por fuera de casa.

¿Qué tan malos son estos aditamentos? Llevamos años consumiendo comidas rápidas y a nadie parece importarle.

Esto es un fenómeno relativamente nuevo. Hace algunas generaciones la gente consumía productos que venían directamente del campo. El efecto acumulativo de todos estos químicos no se ha estudiado. Pero en la medida en que aumentan las tasas de enfermedades y más y más gente se enferma, es necesario hacer una revaluación sobre en quién estamos depositando nuestra salud. Es nuestra responsabilidad, no de las compañías que se benefician con nuestras compras.

Usted dice que muchas de estas compañías hacen de los niños un blanco para sus comidas chatarra. ¿No es acaso responsabilidad de los padres decidir qué comen y qué no?

Sí, es responsabilidad de ellos tomar decisiones informadas sobre la dieta de sus hijos, pero las compañías tienen estrategias de mercadeo que son engañosas y desinforman.

Parte de su esfuerzo está en que las compañías revelen el contenido de sus productos en las etiquetas. ¿Cree que la gente sí se toma el trabajo de leerlas?

Sí. En la medida que aprenden sobre los químicos que hay en nuestras comidas, más quieren saber sobre el contenido a la hora de comprar un producto. Yo leo las etiquetas de todo cuanto consumo. Somos los químicos que comemos. La mejor manera de consumir saludable es comer orgánico. Sé que puede ser un poco más costoso, pero créame que a la larga vale la pena, le devolverá energía y será más saludable.

Su éxito ha llegado con críticas. Algunos alegan que sus investigaciones no son científicas.

La gente que me ataca es porque no quiere que cambie el statu quo. Me tratan de desacreditar porque no les interesa que nuestras revelaciones le lleguen al público.
Pero hay otros que la han cuestionado porque usted ha recibido fondos de las mismas corporaciones a las que ataca, como Chick-fil-A.

Ellos me invitaron como consultora. Y lo dejé claro no solo en mi blog, sino en varias entrevistas. Fue de ese trabajo, de mis blogs y de las demandas de los consumidores que la compañía eliminó ingredientes controvertidos como el TBHQ, la azodicarbonamida y la fructosa de melaza de maíz, y se han comprometido a dejar de vender, en cinco años, pollo criado con antibióticos. Nunca he dejado que mi trabajo como consultora interfiera en mis valores e incluso hoy sigo criticando a Chick-fil-A por no incluir un menú orgánico y por seguir usando MSG en sus sándwiches.

¿Hasta dónde piensa llegar?

Hasta que la gente de todo el mundo esté comiendo comida real y las compañías asuman la responsabilidad por lo que nos vendan. Tenemos muchas cosas por delante, entre ellas mi libro The FoodBabe Way, que debe salir al mercado en febrero del 2015 y en el que se explica cómo transformar su vida hacia lo orgánico en solo 21 días.

SERGIO GÓMEZ MASERI, Corresponsal de EL TIEMPO, Washington.

Sala de Prensa

- La rebelión de los clientes 14 julio 2015 (EL PAÍS SEMANAL)

- FOOD BABE, el fenómeno alimentario -y polémico- de Estados Unidos
13 abril 2015 (Harper's BAZAAR)

- Habla la creadora de FoodBabe, el terror de los fabricantes de comida
14 septiembre 2014 (El Tiempo, Washington)

- 'Food Babe' 29 junio 2014 (El PAÍS)

 

Para más información

Isabel García Rivero
Comunicación y Prensa
prensa @edaf.net
91 435 82 60 (ext.2002)

Vani Hari

Vani Hari, es una activista de la alimentación, creadora de foodbabe.com con su trabajo, Hari ha influido decisivamente en el modo en el que gigantes de la alimentación como Kraft, Subway y Starbucks elaboran sus productos, obligándolos a reorientar sus políticas empresariales hacia la consecución de objetivos más saludables.

La autora vive en Carolina del Norte, desde donde viaja por todo el mundo para difundir sus ideas sobre salud y sobre la concienciación de la importancia de los alimentos. Actualmente está trabajando en su próxima campaña.

Más información en la web

Foodbabe.com

Y en redes sociales

@thefoodbabe
thefoodbabe
thefoodbabe

Ficha

Título: El método Food Babe
Autor: Vani Hari. Prólogo de Mark Hyman, MD
ISBN: 978-84-414-3556-8
Referencia: 137332
Colección: Sentirse bien. Plus Vitae

Precio

Sin I.V.A.: 21,15 € | Con I.V.A.: 22,00 €

Características

15 x 23 cm. Rústica con solapas. 432 páginas.

Sinopsis

¿Sabías que las palomitas procesadas contienen un aditivo químico presente en cacerolas y sartenes con revestimiento de teflón o que un jugoso melocotón tratado con pesticidas puede alterar la reserva de grasas corporales?

En tan solo tres años Vani Hari, conocida también por el nombre de su blog sobre nutrición y salud,Food Babe, ha conseguido más de cuatro millones de seguidores en todo el mundo. Sus investigaciones sobre los ingredientes que la industria alimentaria nos ofrece ha puesto contra las cuerdas a grandes marcas y compañías de la talla de Kraft, Subway o Starbucks, denunciando el empleo de componentes nocivos en sus productos y reivindicando una mayor información por parte de las multinacionales para que el consumidor sepa cuáles son los ingredientes y componentes reales de los alimentos que encontramos en el supermercado y que consumimos cada día. Los alimentos puros y naturales son la base de una buena salud y resultan claves para perder peso y alcanzar el estado y el aspecto físico.

En El método Food Babe, Hari invita a seguir un sencillo plan para aprender a comer sano y eliminar toxinas, a perder peso sin tener que contar las calorías y a recuperar plenamente el bienestar en solo 21 días. Mediante una serie de rutinas de alimentación y deliciosas recetas, y con su propia experiencia personal de transformación, Hari nos enseña a adquirir y mantener una serie de hábitos saludables, imprescindibles para prevenir enfermedades, perder peso y ganar salud. Hari y su legión de seguidores han asumido el método Food Babe, sintiéndose bien, tanto física como mentalmente. Únete a ellos y al movimiento que está gestando una verdadera revolución en el modo de comer, pensar y vivir.